El método Flipped Classroom  o Clase Invertida ( ya lo sé, la traducción se las trae) se ha puesto de moda. No paro de ver artículos contándonos sus bondades y uno piensa. ¿Cómo no se nos había ocurrido antes? Al fin y al cabo se trata de que los alumnos aprendan en su casa mediante vídeos y luego ir a la escuela a trabajar y practicar lo aprendido.

La verdad es que lo de aprender mediante vídeos se lleva intentando durante varias décadas. Todos los años  nos aventuramos a aprender algo nuevo por estas fechas con fascículos acompañados de su CD (los más viejos recordamos los VHS). Intentar enseñar mediante un vídeo no es nuevo, lo que es realmente nuevo es la capacidad que tiene cualquier profesor de hacer sus propios vídeos/lección  y difundirlos en la red para sus alumnos.

 

La duda que me asalta con este “nuevo método” es si será justo con TODOS los alumnos.

Alumnos sin recursos

Todos los inicios de curso nos encontramos con alumnos que no pueden colaborar con el resto de la clase con una simple caja de colores. Con este método, estamos pidiendo a las familias que dispongan de un ordenador y conexión a internet en su casa. Si no podemos proveer estos recursos desde la escuela, el nuevo método de aprendizaje es injusto.

Alumnos sin apoyo en su hogar

En pleno debate sobre si hay muchos o pocos deberes para nuestros alumnos, con el método Flipped Classroom estamos haciendo que los “deberes” sean la parte más importante del aprendizaje. El aula pasaría a ser una especie de taller donde practicar lo aprendido, compartirlo con los compañeros, etc. Todos los que nos dedicamos a la docencia conocemos a alumnos que no reciben ningún tipo de apoyo en casa. Algunos hemos optado por reducir la cantidad de tarea que se envía a casa por esta razón. Con el método Flipped Classroom, el grado de independencia que estamos pidiendo a nuestros alumnos hace que las diferencias entre alumnos con apoyo en casa y aquellos que no lo tienen se agranden. 

No discuto la validez de este método para educación universitaria. Creo que cualquier alumno universitario prefiere escuchar una lección en su casa a través de una pantalla antes que desplazarse a un aula con varios cientos de alumnos que escuchan a un profesor y donde la capacidad de interacción es muy baja. Tengo mis dudas para los niveles mas bajos de nuestro sistema educativo.

Vivimos en un país en el que algunos colegios financiados con fondos públicos están discriminando al alumnado de origen humilde  mediante barreras de entrada tan bajas como uniformes escolares, cuotas “voluntarias” o gastos de material. El método Flipped Classroom puede suponer una barrera de entrada lo suficientemente grande como para que se seleccione a una élite escolar. Sus presumiblemente buenos resultados no serán producto tanto de la innovación en el método empleado, como de la selección de un perfil de alumno muy concreto: Padres con estudios y buen nivel económico.  ¡Así cualquiera!

 

¿Quieres prepararte las oposiciones a maestro de inglés en Madrid 2017? Llámanos al 637 62 88 78. Preparación on-line o presencial.

 

Pin It on Pinterest

Share This
Suscríbete a nuestra lista de correo

Suscríbete a nuestra lista de correo

¿Quieres recibir gratuitamente todos nuestros artículos y guías?

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias, cursos y contenido exclusivo. Solo recibirás un máximo de un email al día, y solo si hay nuevo contenido.

En cualquier momento podrás anular la suscripción.

¡Te has suscrito correctamente!